domingo, 29 de noviembre de 2009

Papier d'Arménie

A finales del siglo XIX, en pleno apogeo del imperio otomano, un tal Auguste Ponsot viajó a Armenia. Allí descubrió que sus habitantes aromatizaban y desinfectaban sus casas quemando una resina natural llamada benjuí, y decidió compartir esta buena práctica con sus compatriotas franceses.

Su socio y farmacéutico, Henri Rivier, descubrió que disolviendo el benjuí en un 90% de alcohol, su olor persistía. Luego añadió diversos aromas a la solución hasta conseguir fórmulas únicas. Ya sólo les faltaba encontrar el medio: el papel secante absorbía la solución, conservaba el aroma original del benjuí y se combustía lentamente, sin llama.

El éxito no tardó en llegar, hasta que Papier d'Arménie se coronó en la Exposición Internacional de 1889. Para demostrar las cualidades saludables y casi mágicas del producto, llevaron a cabo un experimento que dejó atónitos a los visitantes: pusieron dos platos de carne cruda y junto a uno de ellos quemaron una tira de este "papel medicinal". La carne que había "inhalado" el aroma del papel seguía comestible al cabo de una semana; la otra no.

El benjuí es una sustancia apreciada por las notas dulces y de vainilla que emanan de su combustión, y en Oriente se usa desde hace siglos para el tratamiento del asma y de la tos, como digestivo, calmante, cicatrizante y antiséptico. Pero sus propiedades más conocidas son las espirituales, pues aleja energías negativas y malos pensamientos. Así se usa en Malasia durante las ceremonias inaugurales en el cultivo del arroz, y en la India hay la creencia de que su aroma es el aroma sagrado de la diosa Shiva.

Con una cuidada estética retro, un aroma inconfundible y un proceso de elaboración ecológico y basado en una fórmula "secreta" que se sigue fabricando en el mismo laboratorio parisino de Montrouge desde 1885, el Papier d'Arménie es todo un icono en la cultura francesa.

Burn them
The little papers
Rice paper
Armenian paper
Then one evening they
may
Corn paper
Make you warm
Paroles et Musique
Serge Gainsbourg, 1965

1 comentario:

Lily dijo...

I just followed the long trail of poetic incense blown from across the sea by the ancient winds of friendship to your fabulous blog... Congratulations Super Star! I shall be stalking you daily so don't disappoint... I can't tell if reading this makes me miss you more or less...