miércoles, 2 de junio de 2010

Bruno Munari

Éste es un post ambicioso. Diseñador gráfico, ilustrador, editor, arquitecto, escritor, poeta, pedagogo, teórico, futurista en los años 20 y surrealista en los 30, editor, escritor, inventor… Hay personas que son un mundo entero y si vivieran 100 años, harían 100 maravillas. Bruno Munari es una. Se apeó en los 98, pero su legado es inmenso y éste es mi pequeño homenaje. Glups.

Como él mismo describió su nacimiento, de repente una mañana de 1907 se encontró desnudo en medio de las calles de Milán. De padre camarero y de madre costurera, su familia se mudó a una casa de campo en Badia Polesine. Allí Bruno hizo muchos amigos, la rana Romilda, el gato Meo, las Caperucitas de todos los colores… Pero pronto el mundo se le quedó pequeño y regresó a Milán en 1926 para trabajar con su tío ingeniero y sumergirse en la tendencia futurista del momento. Un año más tarde y junto a su amigo Aligi Sassu (por entonces sólo tenía 15 años) creó el Manifesto «Dinamismo y pintura muscular» siempre soñando un mundo mecánico, animal y vegetal nuevo y mejor, y mostrando su trabajo en muchas exposiciones. A partir de ese momento en adelante, trabajó sobre todo como diseñador gráfico para la prensa, para editoriales como Mondadori y para revistas como Tempo, al tiempo que escribía libros para niños.

Pero claro, no eran los clásicos libros ilustrados… Eran y son libros que utilizan los recursos artísticos de las vanguardias y de la fotografía para hablar a los pequeños. Se abren ventanas, se reducen las páginas, entramos y salimos de los cajones del Il prestigiatore verde… Desde el comienzo de su carrera como artista luchó contra quien le acusaba de ser infantil, rechazando con fuerza a todos aquellos que se tomaban el arte demasiado en serio. «Entender qué es el arte es una preocupación (inútil) del adulto. Entender cómo se hace para realizarlo es, en cambio, un interés auténtico del niño.» Munari fue siempre un niño, absorbiendo todo lo que podía, sin rechazar ninguna posibilidad lingüística o imaginativa con el objetivo de alcanzar la ironía, la comunicación, el desarrollo y la investigación de la percepción como fenómeno complejo.

En 1948 fundó junto a otros el Movimiento Arte Concreta (MAC), cuya aportación fundamental fue el libro Cómo nacen los objetos, donde Munari plantea una metodología para el diseño (visual, gráfico, industrial y arquitectónico) que sigue vigente a día de hoy, 62 años después. Básicamente, Munari afirma que «el método proyectual consiste simplemente en una serie de operaciones necesarias, dispuestas en un orden lógico dictado por la experiencia. Su finalidad es la de conseguir un máximo resultado con el mínimo esfuerzo.» En definitiva, diseñar una marca, una página web, una revista o cocinar una receta, requiere un mismo proceso. (En este punto recomiendo pausa y reflexión).

En esa época creó los Libros ilegibles (Libri illeggibili), curioso nombre que define libros de arte realizados con papeles de diferentes tipos, colores, formas, recortados, agujereados, con hilos que los atraviesan, que forman nudos en la página, que crean formas Aquí está la auténtica esencia del trabajo de Munari, la investigación sobre qué es la lectura: «Los libros para grandes son como los libros para niños, están basados en el descubrimiento». Así nace en 1956 una de las obras maestra de literatura infantil: En la noche oscura (Nella notte buia), protagonizado por un gato, un punto amarillo y unos papeles transparentes como el agua, que forman un río subterráneo del que emergen peces verdes. Cada página aporta algo nuevo e inesperado, porque «el conocimiento es como una sorpresa: si uno ve lo que ya sabe, no hay sorpresa». En los 80 Munari creó los Prelibros (Prelibri), libritos en formato pequeño para niños y grandes que afirman, otra vez, que no se leen sólo las palabras escritas. Lo mismo sucede en La fábula de las fábulas (La favola delle favole), que es un álbum de cartas coloristas, donde los niños pueden hacer lo que quieran y que, como dice la portada, «no existen dos copias iguales de este libro, realizado por Bruno Munari y… los niños».

Munari hizo de todo, y bien. Con su legado enseña a generaciones de niños de todo el mundo que leer es una actividad compleja, que se hace con los ojos, las manos, la nariz, la razón y, sobre todo, con la fantasía. Dedicó su vida a la búsqueda de un verdadero método de conocimiento aplicable a todos los campos y sus reflexiones han influenciado la historia del diseño industrial, de la gráfica y de la pintura, de la pedagogía y de la museología. Se fue dejando atrás un mundo mucho mejor del que se encontró al nacer desnudo en las calles de Milán. Pagó su deuda con creces… y con este modesto homenaje, yo espero haber reducido un poquitito la mía con él.

3 comentarios:

stefano dijo...

Hola! Quería felicitarte por este post. Soy italiano, apasionado de Munari y creo que has sabido hacer una buena síntesi de su personalidad y obra. Recientemente he tenido entre las manos un librito extraordinario en el que nos enseña la lógica del crecimiento de los árboles. En fin, podríamos conversar largo y tendido acerca de este señor. Felicidades, en general, por tu blog, que habla muy bien de tu personalidad. Sería un placer conocerte, estoy convencido de ello.
Un saludo,
stefano

Supernova dijo...

Muchas gracias Stefano. Me ha hecho mucha ilusión leer tu comentario y saber que te gusta el blog. ¡Para eso lo hago! ;D
¿Qué librito es éste del que me hablas? ¡No lo conozco! ¿Dónde puedo encontrarlo?
Un beso y gracias de nuevo. Espero que el blog te siga gustando...

stefano dijo...

Olga, acabo de escribir un mensaje, pero cuando lo he enviado no he visto ninguna confirmación de que se haya procesado correctamente... Así puede que lo recibas dos veces. Pero mejor dos que ninguna.
Gracias por tu respuesta, que por otro lado no fui consciente de haber recibido, lo siento! Por eso no volví a contestarla.
El libro se titula "disegnare un albero" i aquí puedes encontrar su ficha: http://www.corraini.com/scheda_libro.php?id=166
Y si te apetece saber algo más de mi, puedes hacer una pequeña incursión en mis blogs: tengo uno de imágenes y uno de textos, pero esto es bastante más pesadito, digamos...
http://immaginimie.blogspot.com
http://encaix.blogspot.com

Espero, en todo caso, que recibas este mensaje y que sigas escribiendo tus comentarios.
Hasta pronto, espero! stefano